¿Cómo realizar una vermicompostera pequeña?

vermicompostera pequeña

Si quieres saber cómo llevar a cabo una vermicompostera pequeña, no te pierdas este post con toda la información necesaria, toma nota y comienza ahora mismo. 

Índice de Contenidos
  1. Consideraciones previas a realizar tu vermicompostera pequeña
    1. Vermicompostera
    2. Cama
    3. Materiales de desecho (es decir, alimento para lombrices)
    4. Lombrices de abono
  2. ¿Dónde se pueden conseguir estas lombrices?
  3. Construir y montar una vermicompostera pequeña

Consideraciones previas a realizar tu vermicompostera pequeña

Para comenzar, es importante que sepas algunos de los componentes más importantes que probablemente querrás tener en cuenta antes de poner en marcha tu primer sistema de vermicompostaje.

Cuando se trata de comenzar tu sistema de vermicompostaje hay cuatro componentes principales a tener en cuenta:

1) Vermicompostera (contenedor de lombrices)

2) Cama o Lecho

3) Material de desecho

4) Lombrices de compostaje

Una vez que conozcas un poco sobre estos conceptos, estarás bien encaminado para poder montar tu propio sistema de lombricompostaje y tu vermicompostera pequeña.

Vermicompostera

Hay una gran variedad de opciones a la hora de elegir el tipo de vermicompostera o contenedor que quieres montar.

Si te gusta y eres habilidoso puede que quieras construir tu propia creación, o si no te importa gastar el dinero quizás optes por comprar un sistema completo de contenedor de lombrices (que puede venir con contenedor, lecho y lombrices).

Algunas cosas a tener en cuenta cuando elijas tu recipiente - 1) Penetración de la luz, 2) Superficie frente a profundidad. Un recipiente ideal será opaco (es decir, no dejará pasar la luz) y será relativamente poco profundo.

vermicompostera pequeña
Cómo hacer una vermicompostera pequeña

Las lombrices rojas (y las lombrices de tierra en general) son muy sensibles a la luz directa: puede provocarles un estrés considerable e incluso la muerte si no pueden escapar de ella.

En cuanto a la profundidad, no hay que preocuparse demasiado por las dimensiones exactas, pero sí hay que poner más énfasis en la superficie: esto permite una mayor oxigenación del contenedor y también que las lombrices se dispersen más.

Te recomendamos montar varios cubos pequeños o uno de un tamaño decente. Cuanto más grande sea el sistema, más capacidad de almacenamiento tendrá.

Incluso si hay condiciones desfavorables en una sección del contenedor, las lombrices pueden moverse fácilmente a otras zonas favorables.

Del mismo modo, puedes mantener 2 o 3 pequeños cubos interiores a la vez, más un cubo de "desbordamiento" (para el exceso de residuos de alimentos), lo que hace mucho más fácil asegurar que las condiciones equilibradas prevalezcan.

Otra cosa importante que hay que mencionar es la aireación. Si utilizas un contenedor de tipo Rubbermaid, no es mala idea perforar algunos agujeros en la tapa y a lo largo de los lados antes de añadir la cama, las lombrices y los residuos. Esto permite un mayor flujo de aire dentro y fuera del contenedor.

Cama

Las lombrices de compostaje no sólo necesitan alimento, sino también algún tipo de hábitat para vivir: los materiales de la cama proporcionan ambas cosas.

Las condiciones ideales para la vida de las lombrices pueden crearse inicialmente añadiendo mucho material de cama con una cantidad decente de material de desecho (y probablemente algo de agua para asegurar unas condiciones de humedad adecuadas).

La gente suele decir que el contenido de humedad ideal para el compostaje es similar al de una esponja escurrida. Los niveles de humedad más altos tienden a funcionar mejor para el compostaje de lombrices.

cama de lombriz
Cama de lombriz

Algunos materiales estupendos para la cama son el cartón triturado, el papel de periódico triturado, la paja envejecida, la fibra de coco, las hojas otoñales y el musgo de turba.

A las lombrices les encantan las hojas en descomposición, así que no te apresures a tirar esas bolsas a la acera en otoño. La desventaja de usar hojas (aparte de la estacionalidad) es el hecho de que no absorben mucha agua - por eso puedes mezclar hojas y cartón marrón (otro material por el que las lombrices parecen tener una verdadera afinidad).

Los materiales de la cama normalmente necesitan ser humedecidos antes de añadir las lombrices. De hecho, una práctica que recomendamos encarecidamente cuando se empieza una vermicompostera pequeña es mezclar el lecho con una cantidad decente de restos de comida húmedos, y luego simplemente dejar que la mezcla se asiente en una vermicompostera pequeña cerrada durante una semana, antes de añadir las lombrices.

De esta manera se crea un entorno muy agradable para que vivan las lombrices. Además de activar la importante comunidad microbiana, esto también permite que la humedad se abra paso a través de los materiales del contenedor.

Materiales de desecho (es decir, alimento para lombrices)

Por lo general, la gente instala su propia vermicompostera pequeña en casa para poder compostar los restos de comida y las sobras.

Desgraciadamente, no todos los materiales de desecho son iguales desde el punto de vista de las lombrices (o desde el punto de vista de la salud humana), por lo que debemos hablar un poco sobre lo que debes y no debes añadir a tu vermicompostera pequeña de interior.

Materiales que SÍ puedes añadir a tu vermicompostera pequeña

  • Residuos de verduras y frutas (los cítricos deben añadirse con moderación cuando se utilizan vermicomposteras pequeñas)
  • Materiales con almidón - pan, pasta, arroz, patatas - todo con moderación (los principiantes pueden querer evitarlos por completo al principio)
  • Estiércol de animales envejecido (cuidado con los conejos y las aves de corral: necesitan mucha cama para equilibrarse)
  • Periódico triturado, toallas de papel usadas (aquí se aplica el sentido común), cartón (es una gran idea añadir estos materiales ricos en carbono al mismo tiempo que se añaden los residuos de comida húmeda)
  • Cáscaras de huevo (mejor si están molidas y para tu vermicompostera pequeña con moderación)
  • Granos de café
  • Bolsas de té

Materiales que NO puedes añadir a tu vermicompostera pequeña

  • Residuos humanos/de mascotas
  • Materiales no biodegradables
  • Lácteos/carne
  • Aceites/grasa
  • Productos químicos agresivos

Estas son directrices bastante básicas y, por supuesto, hay excepciones en determinadas circunstancias.

Ver más: ¿Qué comen las lombrices? Una hoja de ruta sobre cómo alimentar tus lombrices

Ten presente que el hecho de dejar que el material de desecho se asiente durante un período de tiempo es mejor que añadirlo de inmediato.

A menudo la gente asume que las lombrices se alimentan directamente de los materiales de desecho. En cierto sentido lo hacen, pero más concretamente sorben la sopa microbiana que se forma en los materiales en descomposición.

Si echas a tu vermicompostera pequeña un montón de peladuras de zanahoria frescas, las lombrices no podrán empezar a procesar el material hasta que se haya producido una colonización microbiana suficiente.

Como hemos mencionado anteriormente, una forma fantástica de asegurar que tu vermicompostera pequeña despegue con éxito es mezclar una cantidad decente de material de desecho con tu lecho fresco, y luego simplemente dejar que la vermicompostera pequeña se asiente durante más o menos una semana antes de añadir las lombrices.

Puede que esto puede ser un reto para aquellos que están ansiosos por empezar con su vermicompostera pequeña, pero será de gran ayuda para asegurar el éxito.

Si decides no esperar (obviamente si consigues tus lombrices al mismo tiempo que tu vermicompostera pequeña no tiene sentido esperar) te aconsejamos que al menos intentes añadir algunos materiales parcialmente podridos para que las lombrices tengan algo para alimentarse.

Por ejemplo, puedes guardar los residuos de comida en un viejo cartón de leche debajo de tu fregadero. Aparte de la comodidad de no tener que trasladar los residuos constantemente, esto también da tiempo a la colonización microbiana de los materiales - y no te preocupes, no tendrás un desastre apestoso en tu vermicompostera pequeña si lo haces correctamente.

Lombrices de abono

Uno de los conceptos erróneos más comunes entre los principiantes en el vermicompostaje es que cualquier lombriz de tierra puede utilizarse para el compostaje de lombrices o vermicompostaje, o mantenerse en un contenedor de interior en general.

Ten presente que la mayoría de las lombrices de jardín son del tipo "anécico", es decir, lombrices que viven en el suelo, crean madrigueras y tienden a llevar una existencia algo solitaria (necesitan su espacio).

En cambio, las lombrices ideales para el compostaje se denominan "epigeas". Este grupo tiende a vivir en la materia orgánica rica (no en el suelo), y están adaptadas al hacinamiento y a las temperaturas más cálidas. Por lo tanto, no es difícil entender por qué las lombrices epigeas se comportarían mucho mejor en una vermicompostera pequeña de interior que sus primas que viven en el suelo.

La variedad más común de lombriz de compostaje es, con diferencia, la Eisenia fetida, también conocida como lombriz roja. Si quieres poner en marcha tu vermicompostera pequeña, ésta es sin duda la lombriz que necesitas. Hay otras especies de lombrices de compostaje, pero podemos tratarlas en futuros artículos.

¿Cómo realizar una vermicompostera pequeña?

¿Dónde se pueden conseguir estas lombrices?

Bueno, hay varias opciones. La más fácil (pero más cara) es simplemente comprarlas. Hay una gran variedad de comerciantes en línea que las venden. También, puedes localizar un proveedor local.

En general, las lombrices son bastante caras (suelen costar entre 25 y 40 dólares la libra, aunque se suelen hacer descuentos decentes en los pedidos grandes), pero es increíble lo rápido que se puede crear una población grande y próspera con sólo una libra de lombrices.

Otra opción es localizar a alguien que tenga una vermicompostera en tu zona y pedirle que te comparta algunas lombrices. Ponerse en contacto con los clubes de jardinería locales o con la división de gestión de residuos de los municipios puede resultar útil.

Las lombrices de compostaje (E. fetida) no suelen aparecer en la "naturaleza", pero hay una buena posibilidad de encontrar algunas en una granja local si mantienen montones de estiércol envejecido.

Cuando se trata de añadir lombrices a un nuevo sistema, debes ser precavido. Te aconsejamos que construyas tu población hasta el nivel ideal, en lugar de utilizar las directrices estándar. Una recomendación ampliamente aceptada es añadir medio kilo de lombrices por cada pie cuadrado de superficie del contenedor.

Las lombrices rojas se reproducen muy rápidamente si las condiciones son favorables, así que no debería llevar demasiado tiempo.

Construir y montar una vermicompostera pequeña

Aquí te dejamos un video de Youtube bastante claro, demostrando cómo construir y montar una vermicompostera pequeña.

¿Cómo realizar una vermicompostera pequeña?

Esto es lo más básico que se puedes hacer para llevar a cabo una vermicompostera pequeña.

Para cualquiera que esté empezando, y esté buscando un sistema de compostaje de lombrices muy fácil de construir y barato, esta es una gran opción.

Sólo recuerda que siempre debes utilizar una cubeta opaca, especialmente si vas a mantener el contenedor en un lugar muy iluminado. La luz puede estresar o incluso dañar a las lombrices.


Esperamos que nuestra guía sobre como hacer una vermicompostera pequeña te sirva y como siempre te decimos, si tienes dudas o sugerencias, ¡estamos a tus órdenes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir